Vila-real rescinde el contrato de Aigua-salut

Vila-real rescinde el contrato de Aigua-salut

Madrigal: "Durante las negociaciones, el Ayuntamiento estableció tres condiciones fundamentales que el arrendatario finalmente no aceptó."

 

El Ayuntamiento de Vila-real ha optado por terminar el contrato de arrendamiento de las instalaciones de Aigua-salut después de cuatro años de funcionamiento de la piscina. El cese se produce al finalizar el período acordado con la empresa para llevar a cabo un programa piloto de piscina enfocado en actividades de salud.

Según el concejal de Deportes, Xus Madrigal, esta decisión se fundamenta en la experiencia positiva que ha representado para la ciudad, alineada con la prioridad municipal en promover el deporte y la salud como ejes estratégicos y parte de la identidad local. No obstante, debido a la falta de acuerdo para renovar el contrato con la empresa, el Ayuntamiento ha decidido rescindirlo, poniendo así fin, por el momento, a este proyecto.

Los usuarios de Aigua-salut serán trasladados sin dificultades a las otras dos piscinas cubiertas que forman parte de la red municipal.

«En 2019, el Ayuntamiento y la empresa Aquaesport, que había cesado su actividad, alcanzaron un acuerdo para complementar la ambiciosa visión de Vila-real como Ciudad de la Salud y del Deporte. El objetivo era especializar las instalaciones ubicadas en la avenida Alemania en la intersección entre deporte y salud», rememora Madrigal. Desde el principio, la intención del gobierno local fue explorar la adquisición de la piscina para incorporarla al patrimonio municipal. Sin embargo, diversas circunstancias hicieron que esta opción fuera inviable, incluyendo el elevado precio de venta, la situación económica del Ayuntamiento y los desafíos enfrentados por la propia empresa. Por estas razones, se decidió finalmente optar por el arrendamiento del antiguo centro wellness.

Es verdad que, apenas comenzamos la actividad, la COVID-19 nos afectó considerablemente, y esta piscina nos ofreció un espacio adicional para aliviar la presión sobre las instalaciones municipales durante las restricciones. Sin embargo, también nos complicó el lanzamiento del programa piloto, del cual estamos muy contentos con su implementación.

Reflexiona el responsable de Deportes. A pesar de esto, no ha sido factible renovar el acuerdo.

Según Madrigal, durante las negociaciones, el Ayuntamiento estableció tres condiciones fundamentales que el arrendatario finalmente no aceptó. «En primer lugar, la necesidad de mejorar el mantenimiento de las instalaciones debido a su antigüedad. También propusimos la opción de compra junto con el arrendamiento, para asegurar que la inversión realizada podría rentabilizarse mediante una posible adquisición patrimonial. Por último, discutimos el precio del arrendamiento«, explica Madrigal.

Relacionados  Liga de verano de los juegos deportivos de Vila-real 2024

Respecto al último punto, el concejal señala,

Cuando firmamos el acuerdo con Aquaesport, carecíamos de referencias de mercado para el alquiler de instalaciones deportivas. Sin embargo, desde la implementación de la ley de fundaciones en 2023, ahora tenemos ejemplos claros, como el alquiler del pabellón Bancaja. Aunque no se trata del mismo tipo de instalación, consideramos necesario ajustar el alquiler al precio de mercado.

En comparación, el alquiler del pabellón Bancaja es de 4.936 euros por una superficie deportiva de 6.235 metros cuadrados con un pabellón de 1.534 m2, mientras que el alquiler pagado hasta ahora por Aigua-salut era de 7.665 euros por una parcela de 1.368 metros cuadrados con un pabellón de 1.240 m2. «Aunque el área deportiva se multiplica por cinco, el alquiler del Bancaja es considerablemente más económico. Sin embargo, no hemos logrado llegar a un acuerdo con la empresa para reducir el pago», explica el concejal, quien agradece la disposición y el talante mostrados por Aquaesport. «La empresa ha protegido legítimamente sus intereses, siempre respetando y entendiendo las dificultades del Ayuntamiento, algo que valoramos enormemente», añade el concejal.

«La experiencia ha sido muy positiva y ha generado importantes proyectos, como la colaboración con la Cátedra de Actividad Oncológica y Deporte. Sin embargo, debemos administrar responsablemente el dinero público y los intereses generales. Por esta razón, hemos decidido finalizar este programa, inicialmente concebido como una experiencia piloto. Nos ocuparemos de reubicar todas las actividades que se llevaban a cabo allí, asegurando la continuidad del servicio«, explica Madrigal.

El concejal detalla que la inversión anual en Aigua-salut, que incluye alquiler, actividades, mantenimiento y personal, asciende a 300.000 euros. «Con este presupuesto, ya estamos trabajando en un nuevo Plan de mejora y modernización de las instalaciones deportivas municipales, el cual anunciaremos después del verano«, adelanta.

Estamos muy orgullosos del proyecto de Aigua-salut y de su impacto en Vila-real. Aunque no hemos podido mantenerlo en este momento, no descartamos la posibilidad de recuperar esta experiencia en el futuro, continuando así con nuestro compromiso de promover el deporte como generador de bienestar y salud.

Concluye Madrigal.