VOX denuncia la mentira que ha desatado el pánico por su crecimiento

Ante la falta de argumentos políticos, denuncia VOX, se utiliza la mentira para desprestigiar al partido y para insultar a 3,6 millones de españoles

Los “demócratas de toda la vida” han elegido la mentira como arma política, quizá por aquella consigna leninista que defendía su uso en pro del interés de la revolución, para desprestigiar a VOX a falta de argumentos políticos.

Los autodenominados “demócratas” insultan a los votantes de VOX llamándoles franquistas, sin reparar en el recorte de libertades que ha supuesto la llegada de la izquierda al poder y a las instituciones, y mientras preparan una Ley que podría llevar a la cárcel al osado que vea una sola cosa bien hecha durante el régimen del dictador, una curiosa forma de ver la libertad de unos y de otros.

A nivel local acusan a VOX de falta de participación en las mociones municipales sin parase a explicar que en la gran mayoría de ellas VOX ni ha sido consultado ni llamado a participar. En otro buen número de mociones o declaraciones institucionales se reta, sin conseguirlo, a VOX a firmar acuerdos totalmente contrarios a las más básicas convicciones de su ideario político.

Algún partido, que sigue equivocándose de “enemigo”, quiso convertir el último pleno en un auténtico meeting electoral y sus representantes, sin datos, con informes erróneos y sin argumentos legales fueron ridiculizados, uno a uno, por los miembros del Gobierno Municipal.

La única y breve intervención de Luciano Ferrer, concejal de VOX, en ese pleno fue reconocida como positiva por la propia alcaldesa que asentía ante las palabras de Ferrer, obteniendo respuesta satisfactoria a la exigencia planteada por parte del concejal responsable del asunto del que se trataba.

Quedó claro que es mejor intervenir poco y adecuadamente que hacerlo muchas veces rozando el ridículo.

“Seguiremos tendiendo la mano a todas aquellas iniciativas que supongan beneficio para la ciudad, independientemente de quien las promueva, pero ningunear y demonizar a nuestro partido e insultar a  nuestros votantes no es el camino más adecuado para conseguir nuestra colaboración”, afirma Luciano Ferrer.

Deja un comentario