Vuelven a caer las criptomonedas tras la bancarrota anunciada por FTX

Las criptomonedas más esenciales del mercado, bitcoin y ethereum, volvían a registrar pérdidas este viernes una vez que la plataforma FTX se declarara en ruina.

 

Concretamente, a las dieciséis y cincuenta horas, bitcoin se dejaba un tres con setenta y siete por ciento y se vendía a 16.901 dólares (16.374 euros), al paso que ethereum caía un cinco con cuatro por ciento y cotizaba a mil doscientos cincuenta y cinco dólares  (mil doscientos quince euros).

Estas pérdidas contrastan con las ganancias que registraban estos criptoactivos en las primeras horas del viernes. Por servirnos de un ejemplo, a las diez y treinta horas, bitcoin cotizaba a 17.348 dólares americanos (16.925 euros), un tres con noventa y siete por ciento más, en la medida en que ethereum se valorizaba un cinco con quince por ciento , hasta los mil doscientos setenta y siete dólares (mil doscientos cuarenta y cinco euros).

La plataforma de criptomonedas FTX ha decidido acogerse a la protección del Capítulo once de la Ley de Quiebras de los E.U. para hacer de forma ordenada el proceso de evaluación y liquidación de activos en beneficio de las partes interesadas conforme ha informado la compañía, cuyo creador y consejero encargado, Samuel Bankman-Fried, ha dimitido de sus funciones.

En un comunicado, la plataforma ha indicado que el proceso de FTX Group incluye a FTX US, como a la firma comercial Alameda Research y un total de ciento treinta entidades afiliadas.

La solvencia de FTX había quedado en cuestión una vez que su contrincante Binance decidiese dar marcha atrás en su pretensión de asistir al rescate de la plataforma, tras haber efectuado la diligencia debida y frente a la apertura de investigaciones por agencias gubernativas en USA.

Anteriormente, en una conferencia con inversores, el entonces aún consejero encargado de FTX, Sam Bankman-Fried, había cifrado en unos ocho mil millones de dólares  (una cantidad afín en euros) el agujero de la plataforma, incluyendo la necesidad de en torno a cuatro mil millones de dólares a fin de que la firma pudiese sostener su solvencia.

Desde la compañía de custodia de activos digitales Onyze han señalado que la situación que se vive en el mercado «afecta de forma negativa en concepto de confianza para el ecosistema».

Como asimismo comentamos cuando sucedió el caso Celsius, el sistema de activos digitales nace de la nada desde hace unos pocos años y no todos y cada uno de los proyectos que se lanzan cuentan con exactamente la misma solidez y solvencia, de tal forma que casos como este dejan una doble vertiente en el sentido de que depuran el ecosistema a fin de que en el futuro no vuelva a acontecer.

Conforme ha señalado el directivo de cumplimiento regulativo de Onyze, Enrique Palacios.