Ximo Puig traslada a la UE la necesidad de acciones urgentes para asegurar la aptitud de la industria azulejera

El 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado la necesidad de adoptar una “acción ofensiva” urgente para asegurar la aptitud de la industria azulejera frente a la situación “crítica” generada por el incremento de los costos del gas, con medidas inmediatas que dejen actuar para evitar el cierre de empresas.

 

El ‘president’ ha subrayado además de esto que ha trasladado al vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea para el Acuerdo Verde Europeo, Frans Timmermans, y repetirá esta tarde frente al vicepresidente ejecutivo para una Economía al Servicio de las Personas, Valdis Dombrovskis, la necesidad de conseguir una armonización de las ayudas directas para eludir la distorsión de la competencia que genera que países con mayor capacidad fiscal puedan subvencionar más a sus empresas.

Pedimos equidad e igualdad de oportunidades.

Ha incidido.

Puig ha efectuado estas declaraciones tras la asamblea mantenida en Bruselas con la jefa de unidad de Relaciones con Estados Miembros en la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, Yolanda García Mezquita, como con el jefe económico adscrito a exactamente la misma dirección general, Miguel Gil.

El máximo responsable del Consell ha anunciado que el martes próximo reunirá a la Mesa de la Cerámica en Castelló de la Plana para abordar tanto las ayudas directas al campo por la parte del Consell y del Gobierno central como la situación global, y asimismo para informarles sobre las gestiones efectuadas en esta misión institucional en Bruselas.

La asamblea mantenida este martes en la Dirección General de Energía ha dejado abordar de qué forma la Generalitat puede regularse con las instituciones europeas para asistir de forma inmediata a empresas en grave complejidad, así como para desarrollar medidas de carácter estructural para agilizar la implantación de renovables y para favorecer actuaciones de ahorro y eficacia energética.

En la UE existe una conciencia clara del estado de la situación y una preocupación compartida, aunque es verdad que existen cuestiones estructurales que no se podrán mudar de un día para otro, lo que está claro es que está en peligro la industria cerámica y que se debe actuar.

Conforme ha destacado el ‘president’, quien ha agregado que, se trata,  “buscar todas y cada una de las conexiones entre las instituciones para hacer frente a una situación exageradamente compleja”, ha indicado Puig, quien ha recordado que, en paralelo, se está asimismo hablando con el Gobierno España a fin de que se incorporen exactamente las mismas ayudas que en Italia.

“Hay que hacer acción ofensiva para sostener a las empresas”, pues, “con los presentes costes del gas, es inviable el sector”, y, para esto, resulta indispensable adoptar medidas paliativas, por medio de ayudas directas, y, por otro lado, asimismo avanzar en investigación y en el despliegue de energías renovables. Sobre este último aspecto, como ha manifestado Puig, el encuentro con el personal de la Dirección General de Energía ha servido para comprobar el “alineamiento claro” con las políticas impulsadas desde la UE, que van a tener su plasmación en la directiva que se aprobará ya antes de fin de año.