Aguirre (VOX) insta a Ximo Puig a dar ayudas al sector del toro bravo y declararlo actividad “catastrófica”

• Que los ganaderos no paguen las cuotas de autónomos y no se destruyan puestos de trabajo
  • Que se tomen medidas para que, cuando se levante el estado de alarma, se puedan celebrar “els bous al carrer’ y otros espectáculos taurinos, con garantías

 

José Luis Aguirre, diputado de VOX en las Cortes Valencianas, ha presentado una Proposición no de ley (PNL) para que el gobierno de la Generalitat Valenciana ayude al sector del toro bravo, declare esta actividad ganadera de reses bravas como catastrófica y se adopten medidas de protección, dadas las pérdidas millonarias que la pandemia del coronavirus está provocando, con la suspensión de todos los espectáculos taurinos previstos, lo que está llevando a la ruina a muchos ganaderos valencianos.

Aguirre explica que “Estas explotaciones concentran su actividad empresarial en los meses en los que se celebran las fiestas populares de los pueblos, lo que hace que más del 90% de sus ingresos sean entre mayo y octubre; un hecho que requiere tomar medidas urgentes para que no se abandone esta actividad tradicional de la Comunidad Valenciana y se puedan mantener los animales”.

Con esta PNL VOX pretende evitar la ruina de los ganaderos ante la actual crisis; mantener los puestos de trabajo en las zonas rurales donde se hayan las ganaderías; asegurar el bienestar animal de los toros bravos y evitar que desaparezca una actividad cultural única y mayoritaria en nuestra comunidad.

El Consell debe considerar al sector del toro bravo, cuyo fin sean los festejos, como actividad económica no esencial y debe recibir las mismas ayudas y beneficios que las actividades enmarcadas en este grupo con cancelación de las cuotas de autónomos y la devolución de las abonadas, así como la suspensión de los pagos de los seguros sociales.

El diputado de VOX sugiere dotar presupuestariamente las líneas de acción para proteger al sector bravo; ayudas para mantener estas razas autóctonas (el bovino de lidia es una raza autóctona); exonerar a los ganaderos de los costes de adjudicación de pastos y rastrojeras; y fomentar el suministro de subproductos hortofrutícolas etc. para alimentar al ganado.

Festejos taurinos tras el estado de alarma

Aguirre pide que “Se adopten las medidas necesarias para que, una vez levantado el estado de alarma, puedan celebrarse espectáculos taurinos con las debidas garantías y medidas preventivas en relación con el coronavirus”.

También es necesario cubrir con indemnizaciones o reembolsos los espectáculos cancelados y no cubiertos por los seguros; eximir a las empresas adjudicatarias de plazas, cuya titularidad ostente la administración, de los cánones; aplazar hasta 90 días el pago de la cobertura sanitaria y veterinaria; y cancelar pagos de seguros sociales en las ganaderías cuyos ingresos se hayan reducido en un 75%.

VOX recuerda que  Els bous al carrer’ son uno de los acontecimientos festivos con mayor arraigo popular y tradicional de la Comunidad Valenciana. En el año 2017 se realizaron 9.709 actos, llegando a suponer la mitad de las exhibiciones celebradas en todo el territorio español.

En 2019, hasta 269 municipios de nuestra comunidad celebraron un festejo taurino, lo que supone uno de cada dos municipios. Pero lo más importante es el impacto económico: “los festejos taurinos suponen una bomba de oxígeno para la producción y el empleo. La celebración de los ‘bous al carrer’ suponen una inyección de demanda de 155,5 millones de euros anuales, de los que más de 148 millones de euros generan algún tipo de impacto económico en la Comunidad Valenciana”, concluye Aguirre.

Deja un comentario